Find a Professional

PublicationsFind a Professional
{ Banner Photo }

¿Qué Sigue para el Índice de Integridad de Brasil?

PDF

Impacto del Caso Petrobras Lava Jato

May 19, 2017
Ariel Ramirez
BRG

El colapso financiero de 2008 comenzó en los préstamos inmobiliarios, pero rápidamente se extendió por toda la economía estadounidense y el mundo. Los efectos secundarios se sienten todavía hoy en la banca, con regulaciones estrictas y el aumento de los papeles de los departamentos internos de cumplimiento. La forma en que se llevan a cabo los negocios en el mercado de préstamos inmobiliarios ha cambiado permanentemente, y los gobiernos y las empresas quieren evitar otro colapso.

Un cambio similar está ocurriendo ahora en Brasil.

“Operación Lava-Carros”

El escándalo en curso de Petrobras parece ser el ejemplo más destacado de corrupción política en Brasil. La Operación Lava-Carros (Lava Jato), como se conoce, implica a Petrobras, una empresa estatal de petróleo y gas, en un escándalo de fraude y corrupción que incluye acusaciones por recibir pagos indebidos, intencionalmente sobre-pagar por servicios y distribuir contratos a empresas privadas a cambio de “comisiones”. Estos sobornos se distribuirían a partidos políticos, políticos individuales y ciertos empleados de Petrobras.

Este caso comenzó en 2008 como una investigación sobre el lavado de dinero en Posto da Torre, una gasolinera de Brasilia (de ahí el término Lava Jato, que significa lavado de carros) y fue subiendo la cadena hasta Petrobras, varios ejecutivos y funcionarios gubernamentales de alta jerarquía. Varias figuras importantes han sido detenidas y/o encarceladas. La ex presidente Dilma Rousseff fue impedida y destituida de su cargo en agosto de 2016, justo después de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, bajo una nube de acusaciones por su tiempo como presidente de la junta directiva de Petrobras, de 2003 a 2010. Su predecesor, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, se enfrenta a cargos de corrupción y lavado de dinero.

Decir que la Operación Lavado de Carros ha sido perjudicial para la política brasileña sería una sub-declaración. Pero esa corrupción política no es aislada únicamente para Petrobras. Se extiende ampliamente a todos los niveles de la política. La práctica de la “sobre facturación” es común para los políticos y funcionarios encargados de la contratación y compra de las instituciones públicas.

Tampoco es un fenómeno reciente. El caso de Petrobras es un “negocio como de costumbre” en Brasil, así como en otras economías emergentes, como los son Méjico y Sudáfrica.

Sin embargo, el soborno no es un simple delito de cuello blanco sin víctimas reales. Así como las víctimas del colapso de 2008 fueron propietarios de viviendas sumidos en su deuda, las víctimas del soborno son los marginados e impotentes. Los estimados muestran que más del 2 por ciento del PIB mundial se pierde anualmente debido a la corrupción, con más de 1,5 billones de dólares sólo en sobornos.[1] Este dinero podría ir hacia la construcción de infraestructura, la atención a pobres, la construcción o mejora de las escuelas y otras iniciativas que podrían dar forma a un futuro mejor. Las protestas nacionales de 2015 y 2016 que inundaron las calles de Brasil mostraron la frustración de la gente.

Ley de Sociedades Limpias de Brasil

En 2014, Brasil promulgó la Ley de Sociedades Limpias para contrarrestar la corrupción generalizada en los sectores público y privado. En virtud de esta ley, las sociedades ahora pueden ser responsables de prácticas de corruptas de los empleados y terminar siendo responsables sin encontrar la culpa. Las empresas ya no pueden tener la excusa de que un “pocos malos actores” fueron los únicos responsables de actos corruptos. Los ejecutivos ahora pueden ser considerados responsables de las decisiones que se toman en nombre de la compañía.

Bajo este marco legal, muchos ejecutivos de empresas privadas han sido condenados a prisión por la participación de sus empresas en esquemas de soborno y corrupción. Las consecuencias de ser capturados ya no son sólo una multa económica. También podrían significar tiempo de cárcel, y no sólo para brasileños. Al igual que la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero de los Estados Unidos (FCPA) y la Ley de Soborno del Reino Unido (UKBA), la Ley de Sociedades Limpias de Brasil permite un alcance extraterritorial, lo que significa que cualquier empresa que haga negocios en Brasil puede ser castigada.

¿Qué sigue para Brasil?

Cualquier empresa que esté haciendo negocios o buscando hacer negocios en Brasil debe evaluar sus prácticas y trabajar para lograr el cumplimiento de las leyes locales (e internacionales). La FCPA y la UKBA se aplican y, combinadas con la Ley de Sociedades Limpias crean algunas de las reglas y regulaciones más estrictas en el marco legal anticorrupción.

Como resultado, las empresas necesitan poner tiempo, dinero y esfuerzo para asegurar su cumplimiento. Puede parecer demasiado pronto para gastar tiempo y recursos cuando los resultados finales de la Ley de Sociedades Limpias todavía no están claros, pero consideremos el caso de Siemens AG. Cuando se enfrentaban a acusaciones de corrupción, esta empresa mundial tenía 2 opciones:

1.) Combatir las acusaciones, afirmar el privilegio de abogado-cliente y arrastrar a todas las partes a un proceso legal más largo; o

2.) Salir limpio, renunciar al privilegio de abogado-cliente y trabajar con los reguladores para encontrar soluciones.

Sumida en una batalla legal, Siemens AG tomó la difícil elección de escoger la segunda opción, que convirtió a la compañía en un modelo de honor, integridad y mejores prácticas. Incluso adoptó el lema “Sólo los negocios limpios son negocios para Siemens”. Las sanciones y los costos legales, aunque ya eran graves, podrían haber sido mucho peores si Siemens hubiera elegido la primera opción.

Ahora las apuestas son aún más altas. Siemens se enfrentó principalmente a fuertes sanciones financieras. Los ejecutivos de otra empresa en la misma situación hoy en Brasil podrían enfrentar prisión.

Si una investigación interna descubre que su empresa violó la Ley de Sociedades Limpias u otras leyes similares en Brasil, el mejor curso de acción posible es:

  1. Bajo la asesoría de expertos en investigación, recopilar tantos hechos como pueda
  2. Si es capaz y dentro de un plazo razonable, mostrar posibles soluciones a estas violaciones
  3. Considerar la auto-información a los reguladores, bajo la asesoría de un abogado

No se podrá evitar el castigo, pero tener negocios limpios se ve mucho mejor a los ojos de los reguladores y ayudará a restablecer la credibilidad. Acercarse a los reguladores con soluciones potenciales listas significa que usted es proactivo en asumir la responsabilidad, al tiempo que lo pone en una mejor posición para iniciar el proceso de recuperación. Nadie quiere sujetarse voluntariamente al estigma social de ser una sociedad corrupta, pero es mejor a que “lo cojan” haciéndolo.

Si las empresas estadounidenses creen que la nueva administración suavizará las regulaciones, considere los comentarios recientes del Procurador General Jeff Sessions: “Este Departamento de Justicia continuará investigando y procesando fraude corporativo y mala conducta, soborno, corrupción pública, crimen organizado, robo de secretos comerciales, lavado de dinero, fraude de valores, fraude del gobierno, fraude en el servicio de salud y fraude por internet, entre otros... Continuaremos reforzando fuertemente la FCPA y otras leyes anticorrupción. Las empresas tendrán éxito porque ofrecen productos y servicios superiores, no porque les pagaron a las personas adecuadas”.

Más aún, “El Departamento de Justicia continuará enfatizando la importancia de hacer responsable a los individuos por la mala conducta corporativa. No se trata simplemente de las sociedades, sino de los individuos específicos que violan la ley. Trabajaremos muy de cerca con nuestros socios de cumplimiento la ley, tanto aquí como en el extranjero, para llevar a estas personas a la justicia”.

Estas observaciones se dieron en la Conferencia Anual sobre Ética e Iniciativa de Cumplimiento en Washington, D.C.[2] El Procurador General reconoció lo extravagante que era para alguien en su cargo hablar en el evento, enfatizando el peso que la administración Trump pone en las medidas de cumplimiento y anticorrupción.

Negocio como de costumbre

Las compañías pueden mirar la situación y decidir tomar el riesgo con la ley. Después de todo, “engrasar la rueda” es cómo el negocio siempre se ha hecho. Y si no se participa así, se perderá dinero ahora, especialmente si otra empresa continúa haciendo negocios como de costumbre.

Sin embargo, así como el colapso financiero de 2008 cambió la forma en que los bancos debían manejar sus préstamos en el futuro, la Ley de Sociedades Limpias cambiará la manera en que las empresas hacen negocios en Brasil en el futuro. Las cosas pueden no ser tan diferentes en 2017, pero los años venideros verán cambios importantes en las prácticas comerciales.

La transición será dolorosa.

Pero pregunte al banco que no resultó especialmente involucrado en REITs. Perdió una gran cantidad de beneficios durante los años pico y vio como otros bancos subieron sus resultados, aunque también respiró alivio cuando el mercado se derrumbó. Aquellos bancos que se beneficiaron durante la burbuja o bien se quebraron o tenían grandes cantidades de deudas incobrables que serían su dolor de cabeza durante muchos años. Simplemente no vale la pena.

Los casos de corrupción no son aislados a un solo proceso. Miremos el caso de Halliburton en Nigeria. A medida que los esquemas se desarrollaron y surgieron los detalles con el tiempo, los viejos pecados pueden volver a perseguir a una sociedad y resultar en aún más sanciones. Hay sólo algunas formas de cubrir sobornos y corrupción, y cada método deja un rastro que puede eventualmente encontrarse. Esto es particularmente cierto en un esquema que implica la contabilidad, y los libros y registros - sólo hay cierta “contabilidad” que uno puede hacer antes de que todo se desvanezca.

Los “Negocios como de costumbre” ya no son posibles. Al igual que después del colapso financiero, la industria de la banca cambió hacia los departamentos de cumplimiento y controles de riesgo. Las empresas del mundo comenzarán a invertir fuertemente en medidas anticorrupción y controles. Habrá menos presión para romper las reglas para mantenerse competitivo, especialmente cuando parece que otras empresas están haciendo lo mismo, y más presión para mantenerse limpio y evitar sanciones. Y si muchos años después usted todavía está haciendo “negocios como de costumbre”, otras compañías (especialmente conglomerados internacionales) no podrán hacer negocios con usted, debido a los riesgos que usted conlleva.

Si usted no se vuelve una “sociedad limpia” ahora, puede perjudicarse al final del día, no sólo en términos de procesamiento de las autoridades, sino también porque otras compañías lo evitarán para no meterse en problemas.

Y no basta con establecer un departamento de cumplimiento, dice Wifredo Ferrer, líder del equipo de Cumplimiento e Investigaciones de Holland & Knight y ex Fiscal Federal del Distrito Sur de la Florida. “Un tema constante que veo en nuestros casos es que la simple creación de un programa de cumplimiento certificado no evita, por sí sola, la responsabilidad penal. Por el contrario, se requiere una implementación efectiva del programa de cumplimiento”.

La Economía de Brasil Avanza

La economía brasileña es la novena más grande del mundo por PIB nominal, la más grande de América Latina y sólo superada por los Estados Unidos en el hemisferio occidental. Este no es un país pequeño, como tampoco lo es el alcance real del caso de Petrobras Lava Jato.

Recientemente, la economía de Brasil ha estado por los suelos. El país terminó el 2016 con niveles de desempleo nacionales de 11 por ciento y desempleo juvenil aún mayor a 20 por ciento, mientras que el PIB se contrajo en un 3,5 por ciento con respecto al año anterior.

La forma en que la Ley de Sociedades Limpias afectará la economía de Brasil aún no se ha visto, pero el dinero que se utilizó indebidamente ya no será un obstáculo para el resto de la economía. Un estimado de US$11.300 millones se movió de manera “indebida”, únicamente en el caso de Petrobras. El soborno y la sobre-facturación son usos ineficientes de capital.

Además, las inversiones extranjeras en Brasil pueden ser más favorables a medida que se ponen en marcha las iniciativas de cumplimiento. La corrupción es un problema en mercados emergentes, como se refleja en la baja de Moody's de la calificación de crédito de Brasil a niveles miserables en febrero de 2016. Brasil necesita reconstruir la confianza en su gobierno y empresas entre sus ciudadanos, antes de poder reconstruir la confianza en el mundo. La Ley de Sociedades Limpias es un fuerte paso hacia adelante en esa dirección, pero sólo puede ser efectiva si las empresas se adhieren y cooperan con este nuevo entorno regulatorio.

Conclusión

Busque consejo. Avance. Cumpla. Haga el trabajo ahora. Busque asesoría. Busque asesores. Busque expertos. Llegue limpio, si es el caso. El ambiente de negocios está cambiando, no se quede atrás.

La opinión pública está fuertemente a favor de sociedades limpias. Los medios hacen que el sentimiento público contra la corrupción sea más fuerte debido al nivel de exposición que estos casos pueden tener.

El ambiente en el futuro está claramente orientado hacia las sociedades limpias, en cumplimiento con las regulaciones mundiales. Las cosas no van a ir hacia atrás, con menos regulación.

Si no hay más, comience con un gran esfuerzo para cambiar la cultura de la organización para garantizar que todos los empleados, en todos los niveles, entienden qué tipos de comportamiento cultural no se tolerará. Por ejemplo, debe implementar un proceso de formación obligatorio y formal sobre el comportamiento ético y la integridad adecuados.

Sea una empresa que va adelante de la curva. Las empresas que pasan por este dolor de ponerse al día en este tema, en este momento, cosecharán recompensas en el futuro. Los beneficios superan los costos, a largo plazo.

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no necesariamente reflejan las opiniones, la posición o las políticas de Berkeley Research Group, LLC o sus otros empleados y empresas o personas afiliadas.


[1] Banco Mundial, “Combatting Corruption” (Combatiendo la Corrupción) (Mayo 11, 2017), disponible en: http://www.worldbank.org/en/topic/governance/brief/anti-corruption

[2] Departamento  de Justicia de los Estados Unidos, “Attorney General Jeff Sessions Delivers Remarks at Ethics and Compliance Initiative Annual Conference” (El Procurador General Jeff Sessions hace sus comentarios en la Conferencia Anual sobre Ética e Iniciativa de Cumplimiento en Washington, D.C.) (Abril 24, 2017), disponible en: https://www.justice.gov/opa/speech/attorney-general-jeff-sessions-delivers-remarks-ethics-and-compliance-initiative-annual

Related Professionals